PARTE I

Pirámides de Luz

 

Hay mucha información en Internet relacionada a las pirámides. En la antigüedad se fabricaban de piedra y en la modernidad sus características energéticas han sido ampliamente estudiadas a través de exámenes de radiestesia. Los resultados de esas investigaciones están disponibles en Internet en diferentes líneas de trabajo.

   

La forma piramidal tiene muchos beneficios impresionantes tanto para la salud cuanto espirituales, y es un gran privilegio poder contar con una de estas formas sagradas en nuestra casa y especialmente en nuestro cuarto, cubriendo nuestra cama. De esa manera, al dormir, somos nutridos por la gran cantidad de energía vital que se concentra al interior de esta maravillosa forma sagrada.

   

Hay pirámides fabricadas de varios materiales, sean de metal, madera o plásticos. Inclusive hay muchas construcciones o edificios que tienen esta forma y cada vez es más común encontrar personas que comprenden y usan esta forma para su beneficio.

   

En estas páginas vamos a mostrar como se puede fabricar pirámides invisibles al ojo normal pero que clarividentemente aparecen como objetos a nivel energético. Esta es una novedad importante para quien ya esta familiarizado con el poder de las pirámides en general, pues con estas técnicas podemos fabricar algunas tan grandes como las de Egipto sin necesidad del trabajo para trasladar y ensamblar materiales, sino a través de técnicas muy sencillas.

 

 

 

¿Cómo fabricar Pirámides de Luz?

 

Para fabricar una Pirámide de luz necesitamos de líneas de fuerza que se junten en un punto común y que dibujen la forma de una pirámide. Solo necesitamos las líneas, por que los planos que conforman las caras de una pirámide se auto generan a partir de las líneas y el efecto es el mismo.

Podríamos usar tubos de metal o plástico, como ya se há hecho, pero nuestro cuerpo chocaría con las líneas al cruzarlas caminando, entonces no es conveniente poner una pirámide de palos o tubos en nuestro cuarto. También por el costo tampoco pondríamos una pirámide de tubos metálicos cubriendo nuestra casa.

Imaginemos que sea posible disponer de líneas de energía que como tubos de luz sirvieran para crear una pirámide, líneas que podríamos estirar y que al ser de energía podrían ser cruzadas por nuestro cuerpo físico sin problemas de espacio.

 

 

Esta técnica es muy sencilla y a cada paso vamos a comprobar la existencia de un flujo de energía cósmica o LUZ, que va a ser usada indistintamente tanto para fabricar las líneas necesarias, así como generar las paredes de nuestra pirámide, y al final, será esta misma energía cósmica la que será acumulada en la pirámide construida, que actuará como un transformador gigantesco que atrapará y desacelerara esta energía que viaja a velocidades inconmensurables, concentrándola para que pueda ser aprovechada por nosotros como bioenergía o energía espiralada generadora de vida.

 

 

 

¿Cómo fabricar una línea de LUZ o energía cósmica?

Vamos a fabricar una línea usando la energía universal omnipresente de una forma sencilla.

Vamos a aprovechar una forma de esquina común como la que está en la mayoría de construcciones modernas.

 

 

 

Si analizamos bien esta forma de esquina, podemos percibir que ahí ya existe una pirámide. De hecho, esta pirámide esta formada por las tres paredes que se unen a través de ángulos de noventa grados. En las fotos de abajo vemos desde otra perspectiva, una esquina de vidrio con un triángulo equilátero instalado para generar un fenómeno muy especial.

 

Las pirámides actúan como embudos y espiralan la energía universal que es absorbida por la base y arrojada por la punta en forma de una onda espiral de características magnéticas.

Esta es la razón por la cual la mayoría de habitaciones cuadradas terminan sin vitalidad suficiente para sostener la vida, debido a que pierden toda la energía al interior que sale despedida por las puntas de las construcciones que poseen este formato.

 

¿Cuál es la solución a la fuga de la energía vital por las esquinas cuadradas?

Es muy sencilla y de resultados sorprendentes.

Si instalamos "un tapón", pegando o colando un triángulo equilátero en el vértice de estas esquinas, impediremos que este flujo sutil escape por las puntas.

El tamaño de estos triángulos equiláteros debe guardar una correspondencia con el cuerpo humano, para que la vibración emitida sea perceptible por nuestro sistema bioenergético. Así el lado de cada triángulo puede variar de unos 10cm hasta unos 15cm, que son más que suficientes para producir un efecto que podemos sentir con nuestro propio cuerpo. Eso debido a que todo nuestro organismo se construye en base a proporciones geométricas fractales, por ello el tamaño del triángulo equilátero será equivalente al tamaño del triángulo formado por nuestras manos.

Lo fascinante es que este flujo retorna como un reflejo y es capaz de crear una línea de fuerza debido al perfecto equilibrio en la presión igualitaria debido a la forma semejante de las esquinas, y para esto cuanto más perfecto el triángulo equilátero mejor.

Usando varias líneas de fuerza de este tipo podemos construir formas piramidales de un gran tamaño, con iguales y mejores propiedades que las otras de piedra y otros materiales que se construyen desde hace mucho tiempo.

 

 

Comprobando manualmente la existencia de la energía universal

Existe una forma muy simple de comprobar que hay una energía vital sustentando todo el universo, y que esta energía se comporta como un fluido que va de aquí para allá, siendo absorbida y expulsada por todos los cuerpos.

Esta energía es canalizada de diferentes maneras por la geometría molecular de los cuerpos produciendo movimiento. Esta energía es lo que nos da vida, y es canalizada por la geometría fractal que organiza nuestras moléculas y órganos produciendo efectos variados.

Para este experimento vamos a frotar las palmas de nuestras manos y vamos a poner una palma en dirección a una esquina seleccionada previamente. Esta esquina debe ser perfecta y con planos continuos para que pueda dar el resultado esperado.

 

Vamos a intentar sentir la energía… en menos de 10 segundos veremos que no sentimos nada a no ser nuestra propia mano palpitando.

Esto es debido a que la energía esta siguiendo un flujo en dirección a la punta de la esquina y está saliendo por la punta.

La energía abundante rebota en las paredes y debido a una cierta presión causada por la acumulación, sale por la punta.

Ahora dedicamos unos minutos a colar un triángulo equilátero de cualquier material excepto metales, puede ser de vidrio, acrílico, plástico, cartón, madera, papel grueso, etc.

Lo que interesa es la forma de un perfecto triángulo equilátero.

 

 

Este proceso lo debemos hacer en silencio, atentos a la energía en nuestro cuerpo, simplemente observando, sin ninguna intención, abriéndonos a la sensación. Esta atención activa nuestros sentidos.

La superficie del triángulo equilátero debe estar perfectamente plana y se debe colar adecuadamente con los otros planos que forman la esquina.

Por ejemplo, si utilizamos vidrio colado con silicona, debemos pasar el dedo para moldar la silicona para que el triángulo se una a las paredes como si fuese una sola superficie.

Si estamos usando papel grueso o cartulina, podemos colarla con cinta adhesiva, de modo que la unión esté sellada.

Bueno, inmediatamente a esta operación ponemos una de nuestras manos en dirección al triángulo de preferencia con los dedos juntos y a unos 15 o 20 centímetros de distancia, y en esa posición intentamos "sentir"…

¿Se puede sentir la diferencia ahora?

Algunos sienten no solo con las manos sino que la energía reflejada va y hace vibrar todo el cuerpo y en especial el pecho. Si usted no sintió nada al hacer este experimento vuelva a realizarlo en ayunas, bebiendo agua previamente, para aumentar la conductividad eléctrica del mejor aparato sensitivo que es su propio cuerpo.

Ese flujo que se siente, calienta nuestra mano y puede inclusive cargarnos de energía, pues lo que estamos sintiendo es un flujo que siempre ha estado ahí impregnándonos y rodeándonos, de una forma tan imperceptible que para muchos nunca existió, a pesar que es exactamente eso lo que nos da vida, y es esa la energía que anima nuestro propio cuerpo.

La forma geométrica de las esquinas canaliza este flujo cósmico vital y lo expulsa para afuera de las habitaciones, y generalmente es absorbido por los metales de las vigas de los edificios y se va a tierra para continuar con el ciclo de canalización interminable.

La forma cuadrada es la más económica para construir, por que permite crear ambientes con rapidez y aprovechar uno al lado del otro.

Si observamos la forma de los cristales del agua podremos ver que existe poca resonancia o semejanza con la forma cuadrada de nuestras habitaciones.

¿Cómo construir una pirámide de luz en nuestra habitación?

Esto es muy fácil de hacer si ya sabemos crear una línea de fuerza, basta identificar cuatro, cinco o seis esquinas que estén separadas proporcionalmente y puedan generar una pirámide de base cuadrada, pentagonal o hexagonal.

  

Como la mayoría de habitaciones está construida para generar ambientes cuadrados, vamos a preferir una pirámide como la de Egipto, de base cuadrada. En este caso vamos a respetar la orientación geodésica de nuestra habitación, sin importarnos si está orientada de acuerdo a los polos magnéticos, pues la energía entra por la base, sin embargo sería mejor aún si esta orientación ya está presente mas no es indispensable para sentir efectos.

 

Si observamos nuestro cuarto podemos identificar las esquinas fácilmente, si tenemos suerte podremos disponer de las cuatro esquinas, sino tendremos que crear un artificio para alguna de ellas.

 

 

 

En una situación ideal tendremos las cuatro esquinas limpias sin zócalos y bastará pegar el triángulo equilátero del material disponible para que se genere la pirámide de luz, que tendrá como base el piso entre las cuatro esquinas formadas.

Podemos disfrutar el proceso de la instalación de las esquinas. Cuando instalamos la primera ponemos nuestra mano para poder sentir como se refleja la energía.

Con solo una esquina, la energía se refleja pero retorna a la misma esquina haciendo una especie de loop, o vuelta.

Con la segunda esquina, instantáneamente las dos líneas de energía se atraen magnéticamente y se unen como dos líneas en un punto inestable.

Con la tercera esquina activada, se forma una pirámide de luz, con la base de un triángulo rectángulo, dependiendo de la zona en la que vivamos podremos sentir que esto genera un frío sutil.

Con la cuarta esquina activada pegando un triángulo equilátero, INSTANTANEAMENTE SE FORMA LA PIRÁMIDE DE LUZ, invisible al ojo normal. En la figura las esquinas violetas representan las esquinas en las que se instalan los triángulos equiláteros en una habitación. La pirámide invisible está generada a partir de cuatro esquinas en la base, a partir de las cuales las líneas formadas salen y se encuentran por atracción magnética.

El vértice o punto de unión de las líneas de fuerza se corre y pasa a centrarse equilibradamente en el medio exacto de las cuatro esquinas, por lo tanto este punto es movible dependiendo de la posición de las esquinas modificadas con la adición de los triángulos equiláteros.

 

Modificando la altura de nuestra Pirámide de Luz

Esta técnica solo es aplicable a las pirámides de luz generadas por esquinas especialmente preparadas para este objetivo.

Las cuatro esquinas adaptadas para generar la pirámide de luz son portátiles y por ello la base puede ser levantada ligeramente para que las líneas de fuerza se proyecten y unan a mayor altura.

 

Esta posibilidad es especialmente útil si queremos cubrir una casa de dos o tres pisos. Posiblemente la pirámide de luz con las esquinas apoyadas en forma plana al piso choquen con las paredes de la casa y el vértice se proyectaría al interior de alguna de las habitaciones que esté al medio.

Dirigiendo el triángulo al medio del terreno y con la punta correspondiente ligeramente levantada podemos lograr que la pirámide tenga mayor altura y se una por encima de la construcción.

Muchas personas han estudiado las propiedades de las pirámides y hecho experimentos con modelos pequeños, en los cuales se han colocado hojas de afeitar, alimentos para preservar, y otros, hasta modelos mayores en los cuales se ha podido ingresar con parte o todo el cuerpo para sentir su efecto. Con esto, han comprobado que existen fenómenos energéticos especiales que merecen mayor atención y estudio.

   

Varias de estas personas han quedado encantadas con la forma de las pirámides y han decidido vivir en casas construidas especialmente con esta forma. Sin embargo este formato en si es más caro de ser construido y el espacio disponible es mínimo pues el área de la pirámide arquitectónica se va reduciendo conforme se asciende a la punta, por lo que las habitaciones son menores y poco a poco no queda más espacio que la punta.

   

   

Inclusive hay construcciones con la forma de la pirámide invertida pues tanto una como la otra tienen propiedades un tanto diferentes dependiendo de donde viene la energía que canalizan.

   

Con esta Técnica de Luz, podemos ahora mismo construir una pirámide para nuestra habitación o para cubrir toda nuestra casa, aprovechando la arquitectura basada en cuadrados, simplemente instalando triángulos equiláteros en las esquinas adecuadas. Esta pirámide será invisible al ojo normal pero sus efectos serán notorios tanto al promediar la temperatura al interior como por la vibración que actuará en nosotros y que posiblemente sentiremos como un ligero hormigueo en alguna parte del cuerpo.

PARTE 2

¿Que hacer si nuestra habitación no tiene las esquinas adecuadas?

Muchas habitaciones tienen la puerta de acceso exactamente donde debería estar el cuarto vértice o esquina, impidiendo que podamos generar una pirámide de luz de base cuadrada en nuestra habitación.

Debemos considerar que si bien el padrón arquitectónico es basado en los cuadrados, el diseño arquitectónico es infinitamente variado, por lo que no siempre vamos a encontrar las situaciones ideales para poder implementar estos sólidos de energía. Para solucionar esto tenemos varias opciones que pueden ayudar.

La primera opción es fabricar una esquina artificial en donde el triángulo equilátero deberá ser de las mismas dimensiones que en el resto de las esquinas, el lado de los cuadrados podrá tener el doble de longitud, lo que será suficiente para generar la línea que buscamos. En las fotos de abajo vemos dos esquinas artificiales de vidrio pintado y pegado con silicona, en donde al final se han colado los triángulos equiláteros.

 

Esta opción permite también generar pirámides de luz en donde queramos, inclusive en áreas externas o cubriendo una casa por fuera. Podemos imaginar el tamaño gigantesco que esto supone, la pirámide de luz es la única forma práctica de establecer una gran pirámide prácticamente sin costo de materiales o de tiempo. Tenemos un ejemplo de esto en una plantación de aloe vera que dio resultados sorprendentes, en donde la esquina artificial fue hecha con cemento armado.

La segunda opción, surge de un fenómeno especial: la línea de fuerza o de energía, es capaz de atravesar las paredes por que su frecuencia es diferente, es como que estuviera en otra dimensión, en la dimensión de los cuerpos de luz. Por ello, podemos juntar varios ambientes bajo una sola pirámide de luz, y el efecto será el mismo que tener una pirámide armada de palos de madera o tubos de metal, de un tamaño increíblemente grande.

Claro que lo mejor realmente es poder activar una de estas pirámides en cada habitación, para evitar la fuga de energía por las esquinas que no tengan triángulos equiláteros. De esto se deduce que nosotros no necesitamos cubrir todas las esquinas con triángulos para que no escape la energía, sino que vamos a elegir algunas esquinas estratégicamente, visualizando como se va a formar nuestra pirámide de luz y de ahí colocando los triángulos en las esquinas elegidas.

¿Qué acontece si ponemos triángulos en todas las esquinas?

También podemos hacer este experimento y de ahí notaremos la gran cantidad de esquinas que nos rodean sin que estemos concientes de ello. En cada recoveco de la casa o departamento y dentro de cada armario, ¡Son muchas esquinas!

El resultado es que se generarán pirámides menores e inclusive cruzamiento de líneas lo que en la práctica genera un gran flujo desordenado de energía, pudiendo crear corrientes de aire, dependiendo de la arquitectura. Ese resultado puede ser utilizado para aumentar la circulación de aire estimulándola iónicamente a través de este sistema de múltiples triángulos instalados en forma desordenada, sin embargo debemos estar atentos a crear un flujo que promueva armonía y bienestar.

Notaremos que si retiramos algunas esquinas y dejamos pirámides mayores, ellas son capaces de parar el flujo de aire, lo que comprueba la existencia de las paredes de energía de las pirámides, que se generan a partir de las propias líneas.

Poner triángulos en todas las esquinas posibles puede ser algo provechoso si lo que queremos es activar corrientes de aire, pero en este caso dependerá mucho de nuestra propia experimentación para descubrir qué es lo más adecuado, puede ser que lo mejor sea retirar varios triángulos y dejar solo los necesarios para las pirámides en cada ambiente.

Lo mejor es no mezclar líneas y generar cada pirámide en forma independiente y ordenada, para que podamos estar concientes de la forma del cuerpo de luz de nuestra casa y de donde están los vértices centrales generados por la confluencia de las líneas de energía, que será también el punto de mayor frecuencia y servirán como zona de poder para nuestras meditaciones.

¿Qué ocurre si ponemos triángulos en las esquinas superiores del techo?

Esta es la pregunta que genera un tema fascinante y que lleva a profundas reflexiones y gratas consecuencias. En las fotos de abajo vemos como se han instalado los triángulos equiláteros de vidrio pintado de dorado, que han sido pegados con silicona a la pared.

 

Si instalamos cuatro triángulos dentro de una habitación, de esas cuatro esquinas saldrán cuatro líneas de fuerza hacia abajo. El resultado obvio es una pirámide invertida.

Esta pirámide invertida tiene propiedades especiales que nos va a revelar muchos detalles importantes.

La primera propiedad notable es que la energía que se canaliza y espirala, es la que proviene del cielo por encima de nuestras cabezas, y que esta espiral va en dirección exacta al centro de la tierra a la velocidad de un rayo y establece contacto con la fuente de la vida en el planeta.

Este flujo descendente representa la luz de la conciencia divina penetrando en la materia, y ordenándola a través de la cohesión del amor.

De esto podemos inferir que obviamente ocurre lo contrario con la pirámide de luz normal. Esta canaliza la energía que se emana del centro de la tierra y la espirala elevándola al cielo, también a la velocidad de un rayo, y esta comunicación es establecida a través de este puente de ondas electromagnéticas sutiles. Esta espiral ascendente tiene el poder de atravesar las nubes de emociones y pensamientos densos, que son el subproducto astral de nuestra sociedad y conectar lo que esté dentro de la pirámide de luz con la fuente de vida en el cielo. Inclusive podemos afirmar que se establece una conexión con la red crística que a manera de red de base piramidal cubre todo el planeta como un tremendo cuerpo de luz.

 

Este flujo ascendente representa la sutilización de la materia en frecuencias cada vez más elevadas que permitan reflejar mejor la naturaleza divina de la conciencia.

¿Qué pasa cuando los dos flujos se encuentran?

De esta imagen dupla podemos imaginar una situación ideal en donde las dos espirales se entrelazan formando un vórtice. Este abrazo ideal tiene consecuencias filosóficas tremendas por que es un punto inicial de comprensión de algo fantástico.

 

Este choque genera un "huevo central" luminoso, a partir del cual se puede emanar energía en forma ilimitada. De la misma forma como el sol emana energía, también los planetas emanan energía a partir de su centro.

 

Espiralando estos flujos y haciendo que se encuentren, estamos produciendo un nuevo centro, un vacuo, una puerta que enlaza varias dimensiones y a partir de la cual podemos entrar en contacto con el infinito. Notaremos que también se forma una chispa virtual cuando dos campos electromagnéticos piramidales se cruzan en el espacio.

¿Qué pasa cuando cruzamos dos pirámides de luz?

Si instalamos triángulos equiláteros en las esquinas del piso y del techo en forma simultanea, lo que estamos generando es algo que nos va a sorprender de diversas maneras. En la figura de abajo las esquinas de color violeta representan los ángulos en los cuales se instalan triángulos equiláteros en una habitación, y las líneas que forman las pirámides en la figura representan a las pirámides que se forman simultáneamente.

 

Primeramente cada pirámide generada comienza a canalizar un flujo de energía cósmica, que como si fuese agua saliendo por un embudo, procuran salir por la punta de estas pirámides de luz.

A medida que el flujo se va aproximando de la punta, la espiral reduce su tamaño y correspondientemente se va acelerando la frecuencia electromagnética.

La pirámide actúa como un gigantesco solenoide de cobre en forma de cono. A medida que el flujo se acerca a la punta de la pirámide, la espiral electromagnética se reduce, hasta un punto ideal infinitamente pequeño, a partir del cual sale por la punta espiralando y volviendo a construir esta espiral hacia fuera, proyectando un cono ideal.

 

Se dice que la punta de la pirámide debido a esta aceleración de la frecuencia es una zona que resuena o corresponde en vibración a la frecuencia máxima o divina.

Algunas tradiciones llamaron a este fenómeno el ojo de Orus, que todo lo ve. Y a nivel molecular refleja la omnipresencia de la conciencia divina en todas las cosas.

Habíamos dicho que el enlace de las dos espirales genera un "huevo de vida" o una bola luminosa al ojo clarividente, con el cruzamiento de las dos pirámides lo que se genera es una chispa, el detonante de un proceso divino. Es como unir dos polos, la polaridad cielo y tierra.

El resultado aparece al ojo clarividente como una zona de luz, una zona que genera su propia luz, de la cual emana luz, una luz que se auto emana de un espacio sagrado por su resonancia con lo divino.

Meditar de pie con las piernas abiertas y los brazos extendidos hacia arriba y la cabeza a la altura de este huevo de vida, tiene un gran efecto en nuestro cuerpo energético.

 

La cualidad térmica de las pirámides de Luz

¿Cómo implementar una calefacción artificial usando esta energía universal?

Si hemos realizado la prueba de la mano para sentir como el flujo de la energía se refleja en una esquina, al momento de instalar el triángulo equilátero, y no hemos sentido nada, posiblemente no seamos tan sensibles a esas sutilezas.

Otra prueba que puede ayudarnos para comprobar la existencia de las pirámides de luz es la de instalar varios triángulos equiláteros en gran cantidad de esquinas y observar como muda el flujo de aire.

Otra gran prueba que puede demostrarnos que estamos usando y canalizando la energía universal para nuestro provecho, es la capacidad de generar calor para calentar nuestras habitaciones.

Esta técnica es muy útil en especial en lugares gélidos, en donde la diferencia de temperatura puede ser considerable dentro y fuera de la habitación equipada especialmente con una pirámide de luz.

Para generar calor lo mejor es instalar sólo una pirámide invertida de base cuadrada.

Debe ser invertida para causar artificialmente lo que ocurre con el sol en el verano, las zonas más calurosas del planeta son aquellas en las que el flujo de energía del sol cae en forma perpendicular al piso.

 

Si visualizamos la colisión de la energía que asciende de la tierra contra la energía que viene del cielo, podemos encontrar una explicación práctica para las estaciones.

 

La pirámide de luz invertida capta la energía universal y la arroja hacia el piso en forma perpendicular. No interesa aquí de donde viene esta energía, puede ser de la estrella más distante, lo que es importante es que ese flujo sea direccionado en oposición exacta a la energía que viene del centro de la tierra.

Si realizamos el experimento en una zona de intenso frío, tendremos certeza de los resultados, bastará sentir el calor en nuestras manos.

Podemos comprobar que la pirámide normal de base cuadrada también calienta una habitación, pero no tanto como la invertida, que es la que más calor genera, al promover la colisión de las partículas de energía provenientes del cielo con las que suben del centro de la tierra.

Sin embargo el calor generado por las pirámides de luz solamente temperan el ambiente y no exceden una temperatura promedio. Además la sensación de calor que sentimos en el cuerpo no es tanto por el efecto mínimo en la temperatura del ambiente, sino por la interacción de la energía de la pirámide con la energía de nuestro cuerpo.

¿Por qué calienta la pirámide de base cuadrada?

La respuesta está en la forma de la pirámide y en la manera cómo este flujo se refleja en las paredes de la pirámide.

La forma cuadrada de la base origina el máximo de fricción posible entre las partículas finísimas que viajan a alta velocidad por el espacio. Entre pared y pared paralelas el choque será inevitable.

 

 

Pero los dos flujos que ser cruzan en ángulos de 90 grados también colisionan potenciando la fricción.

Este es el motivo por el cual la pirámide de luz de base cuadrada es una PIRÁMIDE CALIENTE.

Comprobando La Existencia de un Flujo Cósmico

¿Existen Pirámides Frías?

La forma cómo se canaliza la energía y el comportamiento del flujo dentro de la pirámide, definirá si fría o caliente.

La comprobación más clara de que existe un fluido universal omnipresente la vamos a encontrar creando una pirámide de luz de base triangular, o pentagonal, o sea de base impar que no cause paralelismo entre las líneas de la base.

 

Así como la pirámide de base cuadrada es caliente, la de base triangular es fría.

¿Por qué ocurre esto?

Por que lo que estamos demostrando es la existencia de un flujo de partículas. La forma como este flujo sea utilizado, canalizado y espiralado, determina varias cualidades eléctricas diferentes para la forma de las moléculas.

Este flujo es captado tanto por las gigantescas pirámides ya sean de piedra, tubos o luz, y también a nivel microscópico por las formas geométricas de las moléculas y otros arreglos cristalinos dentro de las células, ADN, y también a niveles atómico y subatómico, este FLUJO es un gran misterio a ser descifrado, pues se manifiesta en una gama infinita de frecuencias.

Este flujo va a generar la energía limpia y libre que moverá las máquinas de una civilización que haya establecido una era de paz y abundancia, por que estas son cualidades inherentes a la nueva etapa que será activada en este planeta a través de las Técnicas de Luz que inician el Nuevo Programa Evolutivo.

Una pirámide triangular conduce el flujo cósmico en la misma dirección que se acelera para pasar por la punta ideal, aquí no hay fricción sino acompañamiento, esta pirámide funciona como un gigantesco ventilador, y el flujo es conducido como el agua al destapar un lavadero.

PARTE 3

¿Cuál es la relación entre la Forma Geométrica y la Energía Universal?

Nuestro enchufe para recibir la energía universal está en la forma geométrica de nuestras moléculas, si pensamos que somos mayormente agua es de suma importancia que esta agua este saludable, o en otras palabras sea capaz de formar los microcristales necesarios a la vida. De igual manera todos los compuestos químicos ya sean vitaminas o aminoácidos forman figuras geométricas complejas. Esta geometría cristalina esta presente desde nuestro ADN y determina nuestro nivel de salud y estado anímico.

La energía esta presente en forma universal, pero para que esa energía pueda ser aprovechada para generar vida, se necesita de las formas geométricas que tienen el poder de canalizarla de diferentes maneras.

Cada forma tiene una característica especial relacionada a la manera específica como capta esa energía y la almacena o la canaliza, otorgando "a la forma" una característica electromagnética especial.

Los científicos actuales con el boom de la nanotecnología están pasando a manipular las formas más pequeñas posibles, y rápidamente están llegando a la conclusión que la forma geométrica de los aglomerados moleculares presentan características especiales debido sólo a la forma de este aglomerado, ahí estamos a un paso de la fusión de la física con la química.

La manipulación reciente de plásticos y de la forma como estos se polimerizan, han permitido la creación de plásticos semiconductores y conductores y esto esta revolucionando todas las posibilidades en la creación de nuevos productos. Todo esto debido al estudio de la forma geométrica.

Existe una relación entre la forma y la función eléctrica y magnética. Esto se observa a nivel molecular y esta demostrado científicamente por esta manipulación a través de la nanotecnología.

Las pirámides de luz son macroscópios para VER la energía universal

Si consideramos que la vida se sustenta a diferentes niveles bajo los mismos principios, también podemos extender nuestro estudio a formas mayores.

Para poder estudiar en laboratorio, lo que ocurre eléctricamente a nivel molecular, podemos establecer modelos ampliados que asemejen las formas geométricas microscópicas.

Podemos observar que existen niveles de manifestación dependiendo del tamaño de los elementos considerados. Así como la forma geométrica es importante a nivel molecular, microscópico, también es importante a nivel macroscópico.

Ampliemos nuestra visión y observemos lo que ocurre a nivel de nuestro cuerpo físico. Este cuerpo físico esta rodeado de un campo electromagnético conocido como aura. Esta aura energética se relaciona, en su nivel, con el resto de los campos energéticos a su alrededor, recibe y da energía en forma continua.

 

Las personas se sienten bien en medio de la naturaleza, debido a que en medio de una floresta, por ejemplo, están rodeados de formas construidas según padrones universales, a través de moldes geométricos que se reproducen desde lo más pequeño hasta lo mayor. En un medio ambiente natural la energía universal fluye de un cuerpo para otro en forma constante, dando vitalidad interna a las formas.

Ahora si eso es respetado y reproducido por el hombre, viviremos en formas o construcciones que representen esa geometría y la reproduzcan a una escala mayor que considere la geometría necesaria para alimentar de energía a nuestra aura.

Un cuerpo en esas condiciones se siente bien, pero este mismo cuerpo físico rodeado de formas cuadradas se siente diferente, debilitado y pierde salud, por que la energía va pero no retorna. Una habitación en forma de cubo cumple una función eléctrica de retirar toda la vitalidad posible del interior, ese flujo universal que llamamos de LUZ.

El cubo involutivo

 

Un espacio cúbico es una fórmula geométrica que quita energia a lo que esté dentro. Un cubo normal es un cubo involutivo debido a sus características intrínsecas que originan que toda la energía vital salga expulsada de dentro para afuera creando una zona oscura en el espacio, una zona sin brillo ni vitalidad,

¿Por qué es esto?

Un cubo está formado por la unión de ocho pirámides. Esta es una afirmación que debe ser estudiada con mucha atención.

Visto desde fuera cada punta del cubo es una pirámide. Como el cubo tiene ocho puntas, cuatro arriba y cuatro abajo, afirmamos que el cubo esta formado por ocho pirámides. La base de las pirámides está unida y disuelta en las paredes del cubo, por eso esto no se visualiza con facilidad.

La pirámide tiene el poder de recibir la energía universal o el flujo vital y espiralar este flujo para que salga como una onda magnética por la punta.

Ocho pirámides ejerciendo este poder en el cuerpo físico y el aura de una persona equivale a cuatro caballos jalando de las extremidades y el resultado es una fragmentación, una disolución de la cohesión que mantiene unido a un cuerpo.

Nuestro sistema bioenergético es como un imán, cuanto más fuerte el flujo de energía en el imán mayor es la fuerza de atracción de este imán, y más estable es la organización de acuerdo a los moldes del cuerpo etérico.

Cada molécula y órgano necesitan un mínimo de flujo vital para dar vida a sus campos electromagnéticos, y cuando este flujo se retira sistemáticamente a través de la geometría del cubo involutivo, el resultado es fácil de prever y comprobar.

Si tomamos como ejemplo el proceso de la muerte todo queda claro pues podemos observar como todo el sistema organizado electromagnéticamente pierde cohesión y se comienza a disolver. Cualquier enfermedad es un paso intermedio. De cualquier manera se observa una disminución de la frecuencia eléctrica de aquel órgano.

Este es un asunto vital para toda la humanidad.

El cubo evolutivo

 

Al inicio de esta presentación, habíamos hablado del espacio involutivo que se genera a partir de las construcciones cuadradas, y de cómo un cubo normal es un área de involución, una zona en donde la energía vital escapa por las ocho pirámides que desfragmentan nuestro campo energético, haciendo que este pierda fuerza y cohesión, creando espacios involutivos.

Basta ver como está nuestra sociedad para ver si esta afirmación es verdad.

Un modelo de construcción económico ha generado consecuencias energéticas tremendas a niveles emocional y mental, pero por otro lado ahora ofrece posibilidades insospechadas. El secreto está en reaprovechar esta fuerza que salía y redireccionarla hacia adentro, para mirar el centro de todas las cosas, hasta alcanzar nuestra semejanza divina y poder reflejar la conciencia más elevada.

Así, los triángulos que son instalados en cada uno de los ocho cantos del cubo, actúan como prismas y permiten acoplar un juego de pirámides de luz al cubo involutivo. El resultado es un cubo físico que contiene un cuerpo de luz con varias pirámides virtuales al interior. Esto equivale a construir un arreglo fractal de fuera para adentro, en donde el centro aparece al ojo clarividente como una bola de energía brillante.

Este cubo es conocido como el Cubo de Metatrón, por que supone la fusión perfecta de la forma cúbica simple, que representa al cuerpo inferior del hombre físicamente perfecto, con las cuatro mercabas perfectas que tienen su eje en las cuatro grandes diagonales.

Una estrella de seis puntas perfecta, genera tridimensionalmente una mercaba.

Una mercaba es el cruce espacial de dos tetraedros perfectos, uno con la punta hacia arriba y el otro con la punta hacia abajo.

La mercaba es el vehículo de luz supremo, su activación crea nuestro cuerpo de luz. Esta etapa supone recibir la herencia que nos corresponde por ser hijos de Dios, por tener la raíz de nuestra conciencia en un solo punto ideal que es el corazón galáctico de todo lo existente.

 

 

En el caso del cubo evolutivo se generan cuatro mercabas concéntricas que enlazan todas las direcciones galácticas en un espacio de resonancia galáctico. La meditación en un espacio de esos otorga todas las condiciones físicas máximas para la sintonía y resonancia con los principios universales. Si observamos una mercaba de lado, veremos que en realidad las puntas corresponden a un cubo perfecto, por lo que afirmamos que dentro de un Cubo Superior se proyectan cuatro mercabas ideales, iluminando el espacio al interior, llenándolo y saturándolo de energía universal.

 

 

Claro que la resonancia será más perfecta cuanto más perfecto sea el cubo físico a partir del cual construimos este cuerpo de luz piramidal.

Para nuestras casas basta y sobra adaptar cualquier espacio rectangular, sin importar su irregularidad, ni si las esquinas están o no orientadas hacia los polos magnéticos.

Para el habitante promedio lo que queremos es por lo menos generar condiciones saludables que nos permitan tener una vida como la esperamos, llena de abundancia y realizaciones, llena de amor y alegría. En esa abundancia de energía vital se disuelven gran parte de la real causa de los conflictos en las relaciones humanas, creando climas propicios para el surgimiento de una fraternidad humana, que crezca a partir del núcleo de la sociedad que es la familia, y del cuerpo de ese núcleo que son nuestras casas.

Estas técnicas nos están revelando cómo construir cuerpos de luz para nuestros hogares, y para ello vamos emplear líneas que son construidas a partir de la energía universal. Las pirámides de luz son objetos reales que se materializan a nivel energético, por lo tanto podemos sentir su efecto con nuestro cuerpo energético.

Esta técnica permite convertir la energía universal y transformarla para nuestro uso diario. Estas pirámides de luz son como transformadores que realizan este milagro de poder captar como las velas de un barco esa brisa de energía que es constantemente emanada por todos los seres desde los más insignificantes hasta los planetas mayores y las estrellas.

PARTE 4

Síndrome del Edificio Enfermo

Actualmente se investigan las condiciones generadas por los edificios y al comparar la calidad del aire al interior de una habitación con la calidad del aire en el campo, los investigadores han encontrado que hay una enorme diferencia en la cantidad de iones por centímetro cuadrado.

 

¿Cuál es la causa de todo esto?

Aparentemente sería la expulsión de la energía vital a través de las esquinas.

 

Diagnóstico a nivel planetario

Si la vida es movimiento, entonces los iones son los embajadores de la vida y podríamos afirmar que donde están presentes en abundancia la vida se manifiesta en forma saludable.

Si imaginamos que la mayoría de la población mundial vive dentro de habitaciones cuadradas, podemos explicar, en parte, la gran cantidad de situaciones de insanidad que es propiciada por estas condiciones tanto a nivel físico como a nivel emocional y mental.

La energía vital que es retirada de los ambientes, también es retirada del campo de energía de las personas de una forma imperceptible y silenciosa. Muy pocos son los que se han dado cuenta que hay algo en sus casas que les quita su energía, y por ello prefieren salir a la calle y mejor aún si pueden ir a pasear por la naturaleza.

Quienes normalmente perciben este fenómeno, son aquellos que inician una vida superior, para la cual requieren de mayores niveles áuricos de energía vital, para sustentar una comunicación mayor con Todo.

Normalmente se busca un mayor nivel de energía en contacto con la naturaleza y en salidas de casa que "carguen nuestras baterías", incluso podemos visitar centros de poder o puntos especiales de la tierra, en donde esta energía abunda.

La clave de las pirámides de luz está en que permiten convertir nuestra propia casa en uno de estos lugares cargados y llenos de energía vital, permitiéndonos vivir en un centro de poder, en donde día a día nuestro nivel de energía se mantenga alto y nos permita partir hacia una verdadera evolución en donde broten lo mejor de las virtudes y valores correspondientes a niveles mayores de vitalidad, para realizarnos como seres humanos completos.

 

Creando un cuerpo de luz para nuestras casas

Estamos hablando de la raíz de la salud de millones de personas, por que somos millones los que vivimos entre cuatro paredes. Sin embargo, no necesitamos mudar de ambientes o hacer nuevas casas, sino que lo que podemos hacer es CREAR UN CUERPO DE LUZ PARA NUESTRA CASA.

Físicamente continuaremos a vivir entre cuatro paredes, pero no interesa si estamos en un departamento que forma parte de un gran edificio, una zona llena de construcciones, o si estamos en una cabaña en el medio de la naturaleza. Lo importante es superponer un cuerpo energético que ocupe el mismo espacio, aprovechando la arquitectura existente y entonces pasaremos a vivir entre pirámides de luz, recibiendo su benéfica influencia.

Ahora esta técnica para construir pirámides de luz, permite crear un cuerpo de luz que energice el lugar donde pasamos gran parte de nuestro día, nutriendo de vitalidad nuestra aura, incrementándola de tamaño en 200% aproximadamente.

 

Esto es fundamental para nuestra salud, para estar siempre sanos y fuertes, pues todas las funciones de nuestro cuerpo usarán esta energía extra para generar una evolución sostenida tanto a nivel físico como emocional y mental.

Esto equivale a vivir en el medio de un cristal de agua, como si pudiéramos ser tan pequeños que habitásemos las zonas entre los átomos de una molécula, una zona definida por geometría tridimensional, una zona del espacio que recibe la energía universal y que mantiene, por su forma geométrica, un campo electromagnético generador de vida.

El cuerpo energético o cuerpo de luz es un cuerpo generador de vida, y si felizmente conseguimos crear uno en nuestra habitación, serán muchos los beneficios, y a partir de la primera noche sentiremos una diferencia que acumulativamente a los tres meses tendrá mudado nuestra vida, por que la podremos vivir más plenamente.

¿Por qué es indispensable este cuerpo de luz en nuestras casas?

La razón fundamental para que hagamos todo el trabajo de crear pirámides de luz en los lugares que habitamos para dormir o trabajar está en que todas las actividades humanas necesitan energía extra.

Nuestros cuerpos viven gracias a la geometría molecular y de los órganos construidos según los modelos fractales que también son geométricos. Esta vida orgánica tiene su propio nivel de supervivencia y desarrollo y para ello usa la energía proporcionada por esa microgeometría.

La actividad HUMANA más allá de la animal, necesita de otro nivel de energía que alimente nuestra aura, al igual que la energía llena de vitalidad una célula.

La energía a nivel micro es la misma que a nivel macro, la única diferencia esta en el tamaño de la forma geométrica que la contiene.

Si consideramos todo nuestro cuerpo y nuestra aura como una única célula, podremos ver que esta célula necesita alimentarse de la energía canalizada y concentrada a partir de la arquitectura de las casas y oficinas, modificadas con los criterios de la Ciencia de Luz, para generar campos electromagnéticos amplios que acumulen vitalidad.

Las emociones y la mente funcionan a un nivel inferior a la conciencia pura, pero cada uno de estos niveles necesita de la respectiva geometría para expresarse y manifestarse.

El Programa Evolutivo Superior

Un ser humano que esté en un nivel de percepción y energía determinado, realizará las funciones y tendrá las emociones y pensamientos relativos a ese nivel.

Dentro de una ciudad existen varios tipos de pobladores que aparentemente son iguales físicamente, pero a nivel interno o molécular tienen una conformación fractal diferente según los principios que la astrología explica.

Por eso relativamente pocos individuos han podido acceder a la vida superior, por que su conformación física original no les permite canalizar mayores cantidades de energía cósmica.

Un nuevo programa evolutivo para toda la humanidad, necesita de elementos que puedan propiciar una elevación de las frecuencias a las que una persona normal está sometida.

Basta vivir unos meses dentro de una pirámide de luz o dentro de un cubo evolutivo, para percibir claramente y vivencialmente lo que estamos afirmando. Por suerte, no hay palabras ni argumentos que reemplacen lo que podemos vivir y sentir en nuestra propia piel gracias a estos campos gigantescos de energía formados a partir de las pirámides de luz.

El nuevo programa evolutivo adecuado a esta era de luz, necesita de nuevos ambientes ligeramente modificados físicamente, acoplando formas geométricas de luz gigantes, que creadas a partir de la misma construcción serán los úteros para el nacimiento y formación de nuestros cuerpos de luz superiores, a nivel individual.

Actualmente la mayoría de nuestra humanidad aún no ha activado ni usado sus cuerpos superiores de luz, cuando esto sea realizado en forma colectiva podremos disfrutar por fin de una paz y abundancia inigualables, debido al desarrollo de nuevos sentidos y percepciones que nos confirmen la Unidad de Vida.

El mayor beneficio de la utilización de estas pirámides de luz se verá a nivel colectivo más que personal, una transformación social y política sin precedentes nos llevarán a acabar con las fronteras y establecer una Unión Planetaria efectiva.

Esta unión empieza en casa y depende del nivel de energía que las personas tengan en sus auras.

Un aura limpia sin energías densas, y que acumule un nivel suficiente de bioenergía tendrá un nivel de felicidad mínimo que garantice relaciones humanas armoniosas.

Esta relación entre la pureza y brillo del campo electromagnético que rodea al cuerpo y su efecto en las relaciones interpersonales es muy importante de ser analizada.

Cuando una persona está con el aura manchada canalizará emociones y pensamientos relativos a esa mancha. La mancha ya supone densidad de algún tipo y muchas veces ausencia, como huecos dentro del huevo áurico.

Muchas veces la mancha en el aura denota alguna energía estancada que puede generar un reflejo en el cuerpo físico como una enfermedad.

Estas técnicas de luz permiten limpiar el aura de estas manchas, promoviendo la salud física y también la salud psicológica, en especial si realizamos alguna meditación especial en el medio de estas pirámides de luz, y mejor aún en el medio de una habitación preparada como un cubo superior.

 

El cubo superior como un ACELERADOR CUANTICO

Cuando una habitación en forma cúbica está preparada con los ocho triángulos en las ocho esquinas correspondientes, eso significa que al interior se han formado por lo menos seis pirámides que confluyen al medio.

Seis pirámides de luz que confluyen al medio le dan a ese punto una característica especial pues es en ese punto que la energía tan concentrada formará una esfera de luz. En la figura de abajo debemos notar que las esquinas en color violeta representan los lugares en donde están instalados los triángulos en una habitación, y las líneas que forman las pirámides son en realidad invisibles al ojo normal. Esta figura representa lo que se puede ver a nivel energético al transformar un simple cuarto en un acelerador cuántico.

Esa imagen y complejidad es ampliada si nos damos cuenta de las innumeras líneas conexas que se forman también, construyendo un fractal piramidal de afuera hacia el centro de la habitación.

El cubo superior en realidad puede ser llamado de ACELERADOR CUANTICO, pues al ser una estructura de líneas de energía y paredes de energía, que a su vez logran canalizar seis flujos correspondientes a las seis caras del cubo físico, o sea a las seis bases de las seis pirámides básicas, produce un cambio a nivel atómico debido a la súper estimulación que se produce en las orbitas de los electrones y de los protones.

Este cubo metatrónico es en realidad una máquina ascencional.

  

Las seis caras del cubo simple fueron reorientadas a través de los ocho triángulos, invirtiendo el flujo y creando un templo etérico que puede ser muy útil si se sabe como usarlo como una herramienta de cura y meditación, con resultados sorprendentes.

 

Un acelerador cuántico común o ciclotrón esta compuesto de dos magnetos super poderosos que hacen girar los electrones en sentidos inversos como dos licuadoras que se miran entre si. Al colisionar los electrones se producen varios experimentos que ayudan a la física subatómica.

 

El mismo efecto podemos hacerlo en nuestro cuarto, claro que la potencia de nuestro cubo evolutivo esta regulada automáticamente por los flujos que son emanados en forma natural por la tierra y el sol y el resto de cuerpos en el espacio, además la frecuencia esta adaptada por el tamaño de los triángulos y resuenan con la geometría de nuestro cuerpo.

Este ciclotrón múltiple sirve para acelerar nuestras partículas y sólo de estar parados, ahí en el medio, podremos sentir una leve vibración en especial en la zona de nuestro pecho.

De pie elevamos nuestras manos al cielo y visualizamos que desciende una gran catarata de luz amorosa, que penetra por nuestra coronilla y llega hasta nuestro ombligo, en donde se encuentra con el flujo ascendente que viene desde el centro de la tierra.

Ese choque de flujos al medio de nuestro ser es como un molino en donde las energías densas son trituradas y aceleradas hasta sutilizarse.

Para descargar la energía que no queremos la dejamos escapar visualizando un chorro de energía que sale del ombligo y cae a tierra en donde puede ser aprovechada por el ser planetario.

Si sincronizamos esta visualización con nuestra respiración, y si realizamos la respiración visualizando el flujo cósmico no necesitaremos más de tres minutos para estar con energía de sobra, habiéndonos limpiado de todas nuestras manchitas y habiendo estimulado nuestro sistema energético para avivar su evolución natural progresiva y acelerar sus procesos.

Si deseamos hacer alguna meditación a favor de la paz y el amor, este ambiente preparado nos facilita el tornarnos un auténtico pilar de luz. Esta práctica frecuente estimulará y facilitará la creación de nuestro propio cuerpo de luz o Merkaba.

La Ciencia Cuántica contenida en esta meditación es muy poderosa y por tanto debe ser efectuada con mucha moderación y tomando bastante agua, que mejora nuestra conductividad eléctrica y nos previene de quemarnos con exceso de LUZ.

 

Dentro del Acelerador Cuántico se despiertan leyes eléctricas de dimensiones superiores y por tanto procesos de transmutación y cura pueden ser efectuados muy rápidamente, dependiendo de la pericia del terapeuta o de la persona que medita.